WMS: el gran cambio

La instalación de un WMS en una red de centros de distruibución acarrea grandes riesgos e importantes beneficios.
Kimberly-Clark está atravezando esta experiencia y nos indica como están evitando las trampas y alcanzando los logros.

Es difícil imaginar una perspectiva más difícil que la instalación de un sistema de gestión de almacenes (WMS) en más de dos docenas de almacenes y centros de distribución, algunos propiedad de la compañía y otros operados por terceros. Y es aún más intimidante ya que cada sitio tiene su propio enfoque para hacer negocios, por no hablar de una combinación única de software, equipos de manipulación de materiales, productos y clientes.
Sin embargo, más y más empresas están haciendo justamente eso. Después de una ardua revisión de sus operaciones, han decidido que los potenciales beneficios esperados: mayor precisión en los datos, niveles de servicio uniformes y las importantes reducciones de costos al operar a través de centros de distribución integrados -son mayores y justifican los desafíos y riesgos.
Dos de ellos son de Kimberly-Clark Corp. y Loblaw Companies Ltd. Ambos se encuentran en medio de los proyectos para estandarizar sus sistemas de gestión de almacenes a través de redes de distribución complejas. Y mientras cada uno se ha encontrado con distintos contratiempos en el camino, ahora tienen un procedimiento estandarizado y replicable. He aquí un vistazo a algunas de las medidas que han tomado para garantizar el éxito.

Un “modelo probado, una solución repetible”

Kimberly-Clark (KC), líder en productos médicos y de consumo, se encuentra en medio de una importante actualización de su software de Gestión de Almacenes, que implica el cambio en 21 sitios de una versión de 12-años de edad del WMS de RedPrairie a la versión actual (v 2011.2) durante un plan de 20 meses. De esos 21 sitios, 10 son instalaciones operadas por empresas de logística de terceros (3PL) y las 11 restantes son plantas de producción donde dos de las cuales están a cargo de 3PLs.
Las instalaciones varían en tamaño desde 30.000 a 160.000 metros cuadrados, en muchos de ellos se utilizan sistemas de almacenamiento y de recuperación automatizados (AS/RS) , otros tienen varios niveles/pisos y algunos incluyen la integración con copackers y, dependiendo de la ubicación, puede ser necesario el uso de distintos idiomas en la operación. En total hay mas de 2000 usuarios nominados.
Una de las primeras decisiones de KC fue cambiar sus servidores locales a un servidor centralizado, una medida para simplificar la programación necesaria y al mismo tiempo reducir al mínimo el riesgo de interrupciones. Anteriormente, si algo salía mal, una instalación completa estaba fuera de servicio mientras los técnicos rastreaban el origen del problema y efectuaban las reparaciones necesarias. Adicionalmente, las revisiones de código tenían que ser realizado en cada sitio. Con el enfoque centralizado, este ya no es el caso. “Ahora hay un solo juego de código, sin códigos particulares en cada instalación”, dice Bob Polar, Gerente del Proyecto WMS. “Cuando hay un cambio, sólo una persona lo aprueba de forma que tenemos toda la funcionalidad normalizada”.
KC y RedPrairie armaron un equipo de supervisión corporativa, con representantes de Tecnología de Información (TI),  Operaciones de Distribución, Abastecimiento y Gestión de la Cadena de Suministro y Finanzas. También crearon un equipo interdisciplinario de unas 10 personas en cada sitio que incluyó al personal de distribución, los trabajadores por hora y de control de inventario.
Una vez que el primer sitio estaba funcionando de manera satisfactoria, los miembros de ese equipo interdisciplinario del CD fueron al siguiente sitio de implementación a contar su experiencia y ofrecer asesoramiento. Al mismo tiempo, los miembros del equipo del sitio en que estaba planificado en tercer lugar concurrió a dichas presentaciones para observar y hacer preguntas. Este proceso continuará durante la instalación de cada uno de los 21 sitios, de modo que cada equipo puede aprender de sus predecesores y transmitir el conocimiento acumulado a los dos siguientes en el programa.
Todas las implementaciones de software llevan consigo el riesgo de una interrupción de operaciones. Para evitar retrasos en el cumplimiento de los pedidos, la compañía hizo arreglos para que algunos de los trabajos en los almacenes incluidos en la primer puesta en marcha sean realizados por otros centros mientras se estabilizaban las operaciones en los que se estaban realizando los cambios de soluciones. Pero KC pronto fue capaz de renunciar a esa precaución, dice Polar. A medida que el equipo ganó experiencia, la necesidad de cambiar el volumen de operación del almacén involucrado fue prácticamente innecesario.

El soporte directo en el sitio ha jugado un papel muy importante en asegurarse de que todo vaya bien, no sólo durante la puesta en marcha, sino durante las semanas siguientes. Varias personas de RedPrairie y Kimberly-Clark permanecieron en el lugar de cuatro a siete semanas, dependiendo de las necesidades de cada sitio.
En última instancia, el objetivo de Kimberly-Clark es tener un “modelo probado, y que la solución sea repetible” que se traduce en prácticas uniformes en todos sus centros de districución, dice Polar: “Podríamos elegir a alguien desde París, Texas, y enviarlo a New Milford, Connecticut, y él podría cargar los camiones con el WMS en cinco minutos”. “Los procesos tienen un nivel de estandarización que es posible este tipo de exigencia.“  Fuente: http://www.dcvelocity.com/articles/20111219the_big_rollout/

Acerca de Kimberly-Clark
Kimberly-Clark fue fundada en 1872 en Neenah, Wisconsin, Estados Unidos. La compañía es líder mundial en el desarrollo de productos descartables e innovadores para la salud, la higiene y el cuidado personal. Sus marcas más reconocidas son: Huggies, Pull-Ups, Plenitud, Poise, Kotex, Kleenex, Scott, Kimberly-Clark Professional, Kimberly-Clark Health Care, entre otras.
La empresa cuenta con un equipo de trabajo de más de 53.000 empleados alrededor del mundo, con centros de producción en 37 países y puntos de venta en más de 150 países. Todos los días una de cada cuatro personas alrededor del mundo confía en los productos Kimberly-Clark para el cuidado de la salud, la higiene y el bienestar. Los productos están diseñados para satisfacer las diversas necesidades de los consumidores y mejorar su calidad de vida. www.kimberly-clark.com

Para mayor información respecto a soluciones de RedPrairie y otros temas de logística llame a Boreal Technologies al +54.11.5353.0303 o acceda a  www.borealtech.com  o solicite información a info.ar@borealtech.com.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: